Protegiendo el Papel con Barreras Eficaces

Los empaques son elementos indispensables en la sociedad actual, garantizando la inocuidad de alimentos y otros bienes de consumo, facilitando su transporte, dosificación y presentación ante los consumidores en los estantes. En la era de la economía circular, tanto la industria como los consumidores enfrentamos el desafío diario de encontrar procesos más sostenibles, promoviendo la reutilización y evitando el desperdicio, lo que contribuye a aliviar la presión sobre el medio ambiente.

El papel se presenta como un material ideal para los empaques modernos por varias razones. En primer lugar, todos sus componentes provienen de fuentes renovables, principalmente la celulosa de los árboles, Además, el papel es completamente biodegradable y reciclable.

Sin embargo, a pesar de sus ventajas, el papel presenta limitaciones significativas, especialmente en lo que respecta a la creación de empaques funcionales. Esto se debe a la falta de barreras adecuadas que protejan los alimentos de factores como la grasa, el agua, el oxígeno y el vapor de agua.

Dow se ha propuesto abordar este desafío, transformando el papel en un material de empaque funcional que cumpla con los requisitos de barrera necesarios, al tiempo que mantiene sus propiedades y cumple con las normativas de contacto con alimentos vigentes, como la FDA, GMC, BFR y GB.

Repulpado vs Reciclado:
Un producto de papel se considera repulpable cuando más del 80% de sus fibras de celulosa pueden recuperarse, mientras que un producto reciclado no solo recupera la celulosa, sino que también puede transformarse en una hoja de papel funcional sin defectos.

Compostabilidad:
Un producto se clasifica como compostable si el 90% de su masa puede descomponerse en CO2, agua y biomasa mediante microorganismos en un período de tiempo determinado.

Beneficios de los Recubrimientos de Dow:
Reciclaje: Empaques de papel hechos con recubrimientos de barrera de Dow proporcionan una recuperación de hasta 99% de la celulose, contribuyendo así con la circularidad de los empaques

Menor Emisión de CO2: la aplicación de recubrimientos Dow requiere una capa significativamente más delgada en comparación con los procesos convencionales,aumentando la cantidad de papel en un empaque y resultando en menor emisión de CO2 por unidad.

RHOBARRTM 214 - Emulsiones Acrílicas:

Estas emulsiones ofrecen una excelente barrera a la grasa y al agua, así como un buen sellado térmico, sin contener sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS). Esta tecnología se aplica como recubrimiento después de la fabricación del papel, lo que ofrece ventajas significativas en términos de sostenibilidad y cumplimiento de normativas.

Además, el RHOBARRTM 214 ofrece una excelente barrera a los aceites minerales presentes en muchas tintas de empaque, lo que ayuda a proteger los alimentos y retener aromas cuando es necesario.

RHOBARRTM 325 - PODs (Dispersiones de Poliolefinas en Agua

Estas emulsiones ofrecen una excelente barrera a la grasa y al agua, así como un buen sellado térmico, sin contener sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS). Esta tecnología se aplica como recubrimiento después de la fabricación del papel, lo que ofrece ventajas significativas en términos de sostenibilidad y cumplimiento de normativas.

Además, el RHOBARRTM 214 ofrece una excelente barrera a los aceites minerales presentes en muchas tintas de empaque, lo que ayuda a proteger los alimentos y retener aromas cuando es necesario.

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Otros artículos