¿CONOCE LA IMPORTANCIA DEL MANTENIMIENTO DE LAS TINTAS BASE AGUA DURANTE EL GIRO DE LA MÁQUINA?

A pesar de que la viscosidad y el pH de la tinta base agua son variables diferentes, controlar una significa controlar automáticamente la otra. La importancia de esto durante el proceso de producción es tan alta como llevar a cabo mantenimientos preventivos a la maquinaria de producción. Es común ver a los operarios realizando un trabajo de impresión y parando cada 30 minutos para limpiar el fotopolímero, ajustar la viscosidad de la tinta y/o eliminar la espuma en la bandeja. Estos son problemas muy comunes que pueden prevenirse utilizando adecuadamente el ajustador de pH, lo que resulta en menos tiempo de stand by y más metros producidos.

Las condiciones ambientales óptimas de operación, donde la tinta alcanza su máximo desempeño, están por encima del 18% de humedad y entre 12 y 24° grados Celsius de temperatura. Sin embargo, se sabe que no todas las plantas de producción tienen estas condiciones y es entonces cuando el mantenimiento de la tinta durante el giro de la máquina se vuelve un reto para el impresor.

El ajustador de pH es parte del disolvente de la tinta base agua, por lo que en altas temperaturas su evaporación es más rápida, y, consecuentemente, su reposición debe ser igual de oportuna. No obstante, agregar, de una sola vez, más del 4% de aditivo ajustador a la tinta puede repercutir negativamente en su desempeño. Lo ideal es hacer mediciones del pH más seguidas (en intervalos de tiempo cortos), directamente en la bandeja de la unidad de impresión y realizar las correcciones necesarias, agregando pequeñas cantidades de ajustador.

El pH de la tinta debe estar entre 9.2 y 9.7. Durante el giro, el calor del ambiente y de la máquina siempre harán que el pH baje de su mínimo.

No hay que esperar a que baje demasiado para que el ajuste no sea más de 4%. Cuando la tinta está en un nivel inferior a 9.2, su viscosidad y velocidad de secado aumentan, lo que provoca baja transferencia al sustrato, acumulación de restos de tinta seca en el fotopolímero y mayor riesgo de obstrucción de las celdas del anilox. Cuando la tinta tiene un nivel superior a 9.7, su secado es mucho más lento, lo que provoca suciedad en la impresión, y ya que su composición es más corrosiva aumentan las probabilidades de oxidación de los anilox.

Por tanto, es posible evitar de antemano los paros constantes de las máquinas si preventivamente se revisa y ajusta el pH de la tinta antes de que se manifiesten problemas durante la producción.

Compartir:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Otros artículos